Search Hotel, B&B and Vacation Homes

La Fontana Pretoria, también conocida como “Fuente de la Vergüenza”, es uno de los símbolos indiscutibles de Palermo. Fue realizada por el escultor Francesco Camilliani para una villa de Florencia del virrey Pedro Álvarez. El Senado de Palermo compró las estatuas al Virrey, que necesitaba dinero para pagar sus deudas. Las estatuas llegaron a la ciudad en 1574, en 644 piezas separadas. Camillo Camilliani, hijo de Francesco, creó una nueva disposición, dando a las esculturas nuevos significados basados en mitos y leyendas locales.

Historia de la Fontana Pretoria de Palermo

La mayoría de las estatuas que componen la Fontana Pretoria de Palermo fueron realizadas en 1554 por Francesco Camilliani para la villa florentina del virrey de Nápoles, don Pedro Álvarez de Toledo y Zúñiga. Al morir Luis Álvarez endeudado, su hijo decidió ponerla en venta. En 1573 fue adquirida por el Senado de Palermo con el fin de realzar la plaza frente al Palacio Senatorio. De este palacio, sede del poder, se tomó el nombre de Fontana Pretoria, que hoy se llama Palazzo delle Aquile. Las distintas estatuas llegaron a Palermo por mar, en 644 piezas separadas. El Senado de Palermo encomendó a Camillo Camilliani, hijo de Francesco, la tarea de ensamblar las distintas esculturas, creando así una composición única. También se amplió la plaza Pretoria para dar cabida a la nueva estructura, demoliendo varios edificios.

Curiosidad: la Fontana Pretoria de Palermo también es conocida como la Fuente de la Vergüenza. Según algunos, el origen del nombre se debe a la desnudez de las estatuas que contiene. Según otra teoría, fue más bien su elevado coste lo que impulsó a los palermitanos a llamarla así.

Arquitectura y significado de las estatuas de la Fontana Pretoria

La composición creada por Camillo Camilliani para la villa de Don Pedro Álvarez incluía 48 estatuas que representaban personajes mitológicos, alegóricos y divinos. Cuando las esculturas fueron trasladadas a Palermo, su hijo, Francesco, no sólo tuvo que crear una composición unificada destinada a un espacio público, sino que también tuvo que revisar los significados de las estatuas basándose en mitos y símbolos locales. Para ello contó con la ayuda del poeta de Monreale, Antonino Veneziano. Así, por ejemplo, las representaciones de los ríos Tíber, Mugnone, Africo y Arno se convirtieron en las del Maredolce, Gabriele, Papireto y Oreto. La estructura de la fuente está formada por una sucesión de óvalos que, desde el interior hacia el exterior, varían en curvatura, tendiendo hacia la forma circular perfecta sin alcanzarla nunca. La fuente principal, formada por tres pilas concéntricas, se eleva desde el centro de la pila central. En la parte superior hay una estatua del Genio di Palermo, figura mitológica muy antigua y protector de la ciudad.

Curiosidad: muchas de las estatuas de la Fontana Pretoria tienen la nariz dañada. Según la leyenda, esto lo hicieron los habitantes de Mesina, celosos del reconocimiento de Palermo como capital del Reino de las Dos Sicilias.

Visitar el interior de la Fuente de la Vergüenza

Desde una trampilla, situada bajo las balaustradas de mármol de la fuente, es posible acceder a una zona subterránea donde se puede ver el complejo de tuberías que alimentan la Fontana Pretoria. Para visitar esta zona, es necesario ponerse en contacto con el personal de seguridad de la conserjería del cercano Palazzo delle Aquile, sede del Ayuntamiento de Palermo. Las visitas son sólo guiadas y deben reservarse con antelación.

Aggiungi ai preferiti

Deja una respuesta

Otros puntos de interés